Más allá de educar a tu perro, hay que recordar que las emociones son el motor de todos los problemas de conducta. Por eso, es muy importante aprender a identificarlas y equilibrarlas para así lograr el bienestar emocional y físico de cualquier ser vivo. Este es el objetivo de la terapia floral, que nos ayudará a mejorar también la recepción de las pautas de la terapia educativa. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *